Spice and Wolf volumen 6 capítulo 4

La caminata por la orilla del río se hizo sentir.

Después de haber viajado durante tanto tiempo en una carreta, aunque no estaba agotado, Lawrence tuvo dificultades para mantener el ritmo de Col.

Él se preguntó cómo se suponía que sus pies mantuviesen esta velocidad.

Eso le hizo anhelar los días en los que se había acostumbrado a viajar a pie y podía viajar dos veces más rápido que los envidiosos comerciantes a carreta si estaba en un apuro.

“No hay necesidad de apurarse así”, finalmente dijo Lawrence.

“Sí, señor”, respondió el muchacho sumisamente, aminorando el paso.

La embarcación aligerada de Ragusa se había dirigido río abajo con Holo a bordo y pronto se perdió de vista. Los barcos detrás de él eran más grandes, y porque todos estaban siendo detenidos en el puesto de control, el río estaba muy tranquilo.

Sigue leyendo

Anuncios

Spice and Wolf volumen 6 capítulo 3

Al instruir al aparentemente fácil de engañar Col, Lawrence sabía que si se trataba de mostrar ejemplos de cada estafa o engaño posible, no habría fin.

Lo que él necesitaba enseñar era algo que ayudara a Col evitar ser engañado.

Después de eso, una vez Col sepa una o dos formas de hacer dinero, probablemente será capaz de ahorrar un poco, siempre y cuando él no sucumba ante la codicia.

Por supuesto, superar la codicia era una de las cosas más difíciles de hacer para los seres humanos.

“Cuando alguien te habla de una buena oportunidad, necesitas pensar sobre cómo se van a beneficiar de ella. O no sólo consideres las circunstancias que te van a traer ganancia-también ten en cuenta la perdida. La mayoría de las estafas se pueden evitar simplemente haciendo solo eso.”

“¿Pero a veces las cosas no salen bien y otras no?”
Sigue leyendo

Spice and Wolf volumen 6 capítulo 2

El nombre del chico evidentemente era Tote Col.

Luego de que el chico tomara una pequeña siesta, el estomago de Holo comenzó a gruñir, así que Lawrence les entrego algo de pan, el cual Col comió cautelosamente,  como un perro salvaje.

Pero sus gestos no eran muy desaliñados, lo que lo hacía parecer más como un perro abandonado que uno salvaje.

“Bien, ¿cuánto pagaste por estos papeles?”

Col no compro solo uno o dos falsificaciones del comerciante en sus viajes; en su raída mochila, él tenía suficiente para hacer un libro.

Comiendo el pedazo de pan de centeno del tamaño de un puño en dos bocados, Col respondió brevemente: “Un trenni… y ocho lute

El hecho de que él murmuró esas palabras de tan mala gana no tenía nada que ver con el pan su boca. Sigue leyendo

Spice and Wolf volumen 6 capítulo 1

“¡Alto ahí, idiota! ¡Mueve esa proa! ¡Estoy llevando monedas de plata de Imidra!”

“¿Qué fue eso? ¡Nosotros llegamos primeros! ¡Tú mueve tu proa!”

Los gritos de enojo hacían eco constante con el agua mientras que los cascos colisionaban y mandaban chorros de agua al aire.

El puerto de Lenos hacia un zumbido como una colmena furiosa. Lawrence escucho un grito que pudo haber sido un grito de guerra o un aullido de muerte, seguido por el sonido de algo salpicando en el agua.

La usualmente calmada superficie del agua estaba constantemente inquieta por las olas.

Y en medio de los gritos furiosos de los caballos y los hombres, las naves peleaban para dejar el puerto antes que las demás, cada una de ellas sin duda cargadas hasta el tope con pieles. Cualquier bote que normalmente solo llevaban a un remero estaba siendo contratado como un express especial. Sigue leyendo

Spice and Wolf volumen 6 prólogo

Las zancadas de Holo eran largas y rápidas.

Caminaba como si intentara hacer agujeros en el empedrado con sus pies, y aunque Lawrence usualmente era el que reducía la marcha para que ella lo alcanzara, de repente las cosas se dieron vuelta.

La ciudad aun era caótica; el clamor de las olas de humanidad era violento mientras cruzaban el puerto. Lawrence se encontraba siendo tirado cerca de la orilla del agua por Holo, mientras lo tomaba por la mano y se abría camino.

Desde afuera, podría haber parecido que una amable monja estaba arrastrando a un demacrado comerciante en un esfuerzo para protegerlo.

Pero en realidad, no había nada amable en ella.

Después de todo, hace solo un poco, le había dado un golpe fuerte en el ya hinchado lado derecho de su cabeza. Sigue leyendo